jueves, 19 de mayo de 2011

Brasil supera a China como destino favorito del capital de riesgo internacional

Americaeconomica.com  Brasil se sitúa como la economía emergente preferida por los inversores en capital de riesgo, por encima incluso de China, según la última encuesta de EMPEA/Coller Capital, la asociación que aglutina a los profesionales de este sector. En los próximos dos años, las inversiones en países emergentes del capital de riesgo se incrementarán en torno a un 20%, debido a las altas rentabilidades que naciones como los BRIC (Brasil, Rusia, India, China) ofrecen en comparación con los mercados desarrollados, y el gigante brasileño será el preferido en ese rango.
El estudio es relevante puesto que EMPEA se define como "una asociación independiente y global cuya misión es catalizar la inversión de capital privado y capital de riesgo en los mercados emergentes"; es decir, es una suerte de aglutinador global de los 280 principales inversores institucionales y gestores de capital privado y fondos de capital riesgo del mundo.
El optimismo respecto a los mercados emergentes es muy acusado entre los inversores, de los que nada menos que un 73% espera que los fondos de capital riesgo para estos mercados que se creen en 2011 ofrecerán rentabilidades superiores a aquellos que vean la luz en los mercados desarrollados.
De entre todos esos mercados emergentes en los que los inversores han puesto su mirada, China ocupa la primera posición, por delante por primera vez de naciones como China o India. De hecho, América Latina se sitúa por encima de competidores como Rusia o Turquía, y también de los gigantes chino e indio, lo que da idea de la fortaleza de la región.
Durante el 2010, Brasil concentró el 46% de las operaciones de inversión en América Latina, y fue el destino del 76% del total del capital invertido. Por tanto, el país gobernado por Dilma Rousseff se configura como uno de los grandes gigantes de entre los países emergentes.
La contrapartida de un flujo tal de capital podría ser, en un escenario que ya ha sido previsto por el FMI, una “sobrecalentamiento” de la economía brasileña y un posible aumento de los precios que preocupa sobremanera al gobierno brasileño. Aunque, por ahora, las noticias siguen siendo buenas.

No hay comentarios: